Followers

Tuesday, June 06, 2006

Ser un creyente

"Yo no era un creyente, tanto para imitar a mi padre como por afligir a mi adorable madre y alcanzar la categoría de hombre. Los hombres de la familia iban, después de la misa, al encuentro de su esposa, pero permanecían en la puerta de la iglesia. Era una irreligión de estado, silenciosa, sin anticlericalismo, pero muy radical".

Paul Morand (Francia 1889-1976)

1 comment:

incondicional said...

Las cosas no han cambiado nada, en mi pueblo, la mayoría siguen quedando en la puerta.

Un abrazo.