Followers

Friday, August 18, 2006

¿Para qué sirve un intelectual?

"La palabra intelectual carga una disconformidad, una falta de tranquilidad íntima. ¿Soy un intelectual? Esa es una pregunta, para mí, indispensable. Interrogación y angustia, dos palabras que forman parte del quehacer del intelectual. Para mí es insoportable cargar la expresión 'intelectual' y ser portador de las supuestas identidades que debiéramos sostener. Evidentemente, la palabra tiene esa carga conflictiva. Para mí, la idea de lo intelectual es un conjunto de tensiones, de problemas irresolubles en el horizonte de la vida contemporánea. Pero al mismo tiempo es algo más que eso, es la posibilidad de que una persona puede decir cuáles son esos núcleos irresueltos, esas llamas, las cuestiones que no harían al mundo más felíz o de no ser dichas, no harían al mundo más justo. Es un decir necesario por su condición de inesperado por ser algo que no estaba en los planes de nadie reflexionar de tal o cual manera y, si es necesario incomodar, hacerlo ya que el intelectual tendría la palabra dislocada, la capacidad de decir las cosas en términos fracturados, agónicos, o decirlo en términos de romperse en el acto de hablar."

Horacio González (Argentina, 1944)
Revista Ñ .91 (25.06.05)

4 comments:

incondicional said...

1. adj. Perteneciente o relativo al entendimiento.
2. adj. Espiritual, incorporal.
3. adj. Dedicado preferentemente al cultivo de las ciencias y las letras.

La Real Academia de la Lengua Española lo define muy bien, servir?, para el crecimiento personal, para diferenciarnos de los animales, ( aunque éste punto....).

La verdad es que no lo tengo tampoco muy claro :-)

Saludos.

Uma -La rubia del Muelle- said...

En estos dìas se me acercò una idea que acogì.
Las universidades son escuelas del saber y no de la sabidurìa.
Un intelectual? se me hace uno no tan atento a las cuestiones del màs ìntimo sentimiento, alguien que se pelea con los sentires.
Y existirà quien sea inteligente y no sirva para resolver cuestiones tan nimias como degustar un simple amanecer.
Ideas, Fgiucich, que se han desprendido de una catarata de pensamientos màs amplios.
Un abrazo largo.

Lila Magritte said...

Es cada vez más confuso lo que definen las palabras cuando sus contenidos no demuestran claramente lo que un hombre es capaz de hacer con su inteligencia, sabiduría y sensibilidad. Dónde se demuestra que es posible aplicar esos poderes en beneficio de la humanidad y no en la soledad misma que rodea a ese ser extraño que es el "intelectual", cuya labor tiene sospechosas fronteras que todos mueven según la conveniencia del "bien común".
Finalmente sólo usa ese escudo para defenderse hasta el día de su muerte cuando recibe los más numerosos aplausos por lo que fue.

La hormiguita said...

Sí, es una palabra inquietante.